Ventajas de acudir a una excursión escolar

Nos atrevemos a decir que la vida escolar es para la gran mayoría de los niños una de las épocas más importantes dentro de sus recuerdos y aprendizaje. Y no solo estamos refiriéndonos a todo lo relacionado con el ámbito académico, sino también para sus vida en general, ya que tanto dentro del aula como fuera de ella siempre hay aprendizajes que quedan grabados en nuestras retinas y en nuestras memorias. Todos recordamos aquel viaje de fin de curso o esa excursión escolar donde disfrutamos tanto.

Pero una de las partes favoritas de la vida estudiantil de todo alumno son las ansiadas salidas o excursiones escolares, donde toda la clase realiza una  visita a algún lugar cambiando así la “aburrida” rutina de las clases, por actividades distintas y novedosas en las que se sigue aprendiendo pero de una manera más dinámica.

¿Pero son buenas o no estas salidas? A continuación compartimos contigo algunos de los pros que nosotros encontramos en la realización de estos viajes escolares.

Ventajas de las excursiones escolares

Entre los numerosos aspectos positivos que podemos encontrar en estas actividades cabe destacar el nivel de aprendizaje de los alumnos. Durante estas salidas fuera del aula y del ámbito del colegio, este nivel es mucho mayor que en una clase convencional dentro de un aula dictada por el profesor, ya que los estudiantes  al interactuar directamente sobre el objeto de estudio profundizan mejor los conceptos estudiados.

Otro aspecto beneficioso para los niños es el cambio de rutina, algo que les brinda un descanso tanto a estudiantes como a profesores, dándoles así un respiro en estos espacios y un cambio de aires, produciendo que se pueden relajar un poco, olvidando los protocolos escolares y etiquetas que exige una institución educativa. Lo que ayuda a fomentar la creatividad y las relaciones interpersonales con los demás compañeros.

En el caso que el viaje o excursión escolar dure más de un día, podemos observar que la convivencia prolongada y fuera de casa con personas ajenas al núcleo familiar ayuda a que los niños desarrollen habilidades sociales, que son vitales para toda la vida; así que este aspecto se une a la lista de razones para dejar asistir a nuestros hijos a estas excursiones.

Adicional a todo esto, creemos que es importante añadir a la lista el beneficio para la salud que implican estas salidas. Alejan a los chicos de sus hábitos sedentarios del día a día y les permiten ejercitarse, tomar un poco de aire fresco y alejarlos un poco de los aparatos tecnológicos, que a veces los tienen tan enganchados, ademas de brindarles la oportunidad de probar actividades y vivir situaciones nuevas para ellos.