Cuatro actividades en campamentos multiaventura de verano

Hay muchos tipos de campamentos, pero las actividades en campamentos multiaventura de verano suelen ser las más emocionantes para los niños. Que sí, que hay un montón de actividades interesantísimas: está muy bien cocinar pan, hacer juegos en la plaza del pueblo, crear disfraces o noches de terror. Son geniales y todos lo hemos pasado pipa haciéndolas en algún momento de nuestras vidas.

Pero son actividades que tienen muy difícil competir con los deportes de aventura al aire libre. No porque en sí sean mejores o peores, sino porque son más fáciles de realizar en ciudades, y por tanto más frecuentes. Estos deportes, sin embargo, están menos al acceso de los niños, y cuando se realizan se convierten en el gran acontecimiento. Como, por ejemplo, en nuestro campamento multiaventura 2015. Te hablamos de cuatro de estas actividades.

actividades en campamentos multiaventura de verano

Rafting en aguas bravas

No se trata de agua con salsa picante que se toma de aperitivo. No, son las aguas más bien revueltas de un río natural que se recorren en el sentido de la corriente. Se distinguen varias clases de turbulencia en la práctica del rafting, pero evidentemente las de los campamentos de aventura no son peligrosas.

Además, la seguridad siempre suele ser una prioridad: casco y chaleco salvavidas, como mínimo, son imprescindibles. ¿De ahí? Coge un remo, súbete a la balsa con tus compañeros y a la aventura. Además de resultar emocionante por la velocidad de bajada y los cambios de nivel, el rafting resulta todo un reto porque el equipo al completo tiene que coordinarse para realizar los giros correctamente. Estupenda aventura pasada por agua río abajo.

Tiro con arco

Puede que tus hijos se hayan visto Robin Hood cientos de veces, pero eso no significa que esto vaya a resultarle fácil. Llegar a los niveles del arquero del bosque de Sherwood lleva su buena práctica. ¿Hacer de Guillermo Tell y acertar a una manzana en la cabeza de otra persona? Que ni lo entiende.

Pero va a pasar un buen rato practicando con el arco y las flechas, porque es adictivo. La habilidad y la puntería es necesaria, pero no hay que dejar de lado la fuerza, ya que sostener la cuerda antes de lanzar la flecha no es tan fácil como parece. A partir de ahí, todo es disfrutar. A base de prueba y error, de practicar contra tus amigos y de ir adivinando cómo controlar la dirección, velocidad y medir el viento. ¡Diana!

actividades en campamentos multiaventura de verano

Tirolinas

Es como volar. Bueno, no exactamente, pero la sensación es muy parecida. Las tirolinas consisten en cables que se colocan entre dos puntos a distinto nivel, para luego bajar por ellas con una polea enganchada a un arnés. Por ejemplo, se pueden colocar entre dos árboles, o entre la parte alta y baja de una colina, o sobrevolando un lago. La magia consiste en disfrutar no sólo del descenso, sino también de las vistas.

Pocas sensaciones hay comparables a sentir cómo te da el viento y te deslizas hacia abajo durante 200 metros suspendido en el aire. Mientras, a la vez, ves un paisaje de escándalo. Eso sí, no hay que embobarse demasiado, estar atento al final también es importante para no estamparte contra un árbol. Una de las actividades en campamentos multiaventura de verano clásicas.

Trekking

Bueno, no podríamos decir que esto es exactamente un deporte de riesgo, pero a buen seguro que es disfrutable tanto como los otros. ¿Qué es el trekking? Pues básicamente consiste en calzarse unas buenas botas de monte y caminar. Rutas, montañas, lagos, subidas, bajadas… lo que sea.

Aquí lo importante es el camino. Los pequeños rituales como el almuerzo o la merienda, ese merecido momento de recuperar energía, o cuando ves un paisaje tan imponente que no te queda más remedio que pararte a contemplarlo en silencio. Aparte, aunque el camino sea lo más importante, qué gran satisfacción llegar a casa y saber todo lo que has caminado ese día, ¿verdad?